INICIO Mapa del Sitio
RECONQUISTA       Y       DEFENSA
Quienes somos
InscripcionContáctenos
AMBIENTES, COSTUMBRES, CIVILIZACIONES
Castillos e iglesias medievales
La falsa promesa de la felicidad
Santos:¿sentimentales o fuertes de alma?
+ Ver todos
- -
ESTUDIOS
Nazismo y Comunismo: ¿enemigos o amigos?
Evolucionismo: La ciencia demuestra su caducidad.
La Cruzada del Siglo XXI
+ Ver todos
- -
DOCTRINA SOCIAL
Textos pontificios
El lujo y el desapego de los bienes terrenos
La incompatibilidad con el socialismo
La desigualdad, el Estado y la Propiedad Privada
+ Indice temático
- -
EFEMERIDES ARGENTINAS
Historia de Don Martin de Alzaga, héroe de la reconquista
Genealogía de José Hernandez: autor del Martín Fierro
+ Ver todos los artículos de Historia
- -
NUESTRAS ACCIONES
+ Ver todas nuestras acciones

Cuentele a un amigo sobre esta página

Su E-M@il Mail de su amigo

  Capitulo II: Crisis del hombre occidental y cristiano

Catedral de Orvieto

Explosión de colores en una fachada gótica*

¡Estamos frente a una explosión de colores sobre una fachada estrictamente gótica! Se trata de la fachada de la célebre Catedral de Orvieto, en Italia.El rosetón - el único que existe en la fachada - está dentro de un cuadro, el cual no puede decirse que sea exactamente gótico. Hay en él un estilo más bien clásico, pero encaja tan perfectamente dentro del estilo gótico que no hay nada que objetar.

El color escogido es el más esplendoroso de todos los colores: el dorado.Toda la fachada presenta un fondo de mosaicos dorados. Es un mosaico de tal calidad, tan rutilante y tan magnífico, que siendo ésta iglesia del siglo XIV, se tiene la impresión de que su construcción terminó ayer.

En este sentido, la catedral no presenta la poesía del granito, el cual queda más bello en la medida en que envejece. El viejo granito que desafía todos los tiempos y todas las intemperies, tiene su belleza. Habla de eternidad en la medida en que resiste al tiempo y afirma su existencia contra él. Pasan las edades, pero el granito permanece.La Catedral de Orvieto, por lo contrario, se presenta como si hubiese sido terminada ayer, Los inviernos y las tragedias de la Historia pasaron por ella, sin dejarle ninguna marca. Permanece magnífica, esplendorosa. El mosaico de Orvieto se reporta a la eternidad en el sentido de que ignora el tiempo. No resiste a él porque nada tiene que ver con él. El tiempo no le afecta. El mosaico está allí y punto.En ese mosaico se ven varios grupos humanos. Encima, una escena: la de la Coronación de Nuestra Señora. Después, a la derecha y a la izquierda del rosetón, otras figuras. En lo alto de las puertas - tanto dentro como fuera de las ogivas - también se ven escenas. El colorido está por todas partes. No son colores explosivos, pero son todos colores muy vivos.Quien hizo eso no tenía el gusto por los colores pálidos y discretos. Estos tienen la belleza de perderse unos con otros y se confunden o se funden unos con otros, pero no es esa la belleza presente aquí. Aquí estan los colores definidos, que tienen vida propia. De tal forma que cada grupo es una sinfonía de colores especiales.Así la belleza del colorido aplicado sobre la fachada de líneas góticas nos da la idea de lo que sería una síntesis entre forma y color.Diseño y colores sublimes.Existe una vieja disputa entre los artistas: ¿Qué presenta más esplendor, la forma o el color? En un cuadro, ¿qué es más notable: el diseño o el colorido?Respecto a esto hay dos escuelas italianas divergentes entre sí. La escuela florentina toda hecha de diseño, intencionalmente en color para resaltar las formas , y la veneciana, magnífica en colorido y apenas con el diseño necesario para dar pretexto a que los colores se muestren.Antes que esas dos escuelas se diferenciaren y polemizaren, ya había una magnífica síntesis de las dos en la Catedral de Orvieto.

La belleza inatacable trasciende el menosprecio de los hombres.Se nota la cantidad de trabajo en piedra, en las columnas, en el rosetón, en el cuadrángulo, en los florones, en los rebordes. Los hombres que construían esa Catedral trabajaban sin prisa de acabar y morían en paz delante de la iglesia sin terminar, seguros de que las generaciones futuras habrían de concluir su construcción.

Esta es una iglesia inatacable en su belleza. No veo que sea posible hacerle ninguna objeción. Se puede preferir otras. Depende del gusto individual, pero impugnar esta iglesia en algo, no veo que sea posible.

La Catedral de Orvieto está solitaria en medio de otros edificios, como diciendo: "Vosotros me ignoráis pero yo también os ignoro. Si no queréis oírme y no queréis reconocer mi belleza, ella aquí está de pié para juzgaros. Un día presentaréis cuentas al Juez eterno. En cuanto a mí, mi conversación es con el sol, con la luna y con el viento."

Ir Arriba

Los contenidos son marca registrada © 1991 - 2004 de la Fundación Argentina del Mañana